Tito Fernández, El Temucano: Un cantor de otro planeta

Tito Fernández

En 1974, el folclorista viajaba con Marcelo (el de Cachureos) y Gloria Benavides cuando se les acercó una figura luminosa. No sabe si era un extraterrestre, pero luego el ser de luz se le apareció en sueños durante años, y le hizo escribir un libro de cientos de páginas que ahora comparte en el Centro Integral de Estudios Metafísicos.

 

Reporteado por: Lissette Fossa

 

Humberto Baeza se sienta frente a su escritorio, en una habitación que llama “la isla”, donde el olor a incienso está a segundos de provocar un dolor de cabeza. La pieza está repleta de libros. A unos pasos de su silla hay una mesita redonda, donde yacen más de veinte mazos de tarot, runas y una vela prendida. Siento que en cualquier momento Baeza echará las cartas para leerme el futuro. Pero no. Tito Fernández, el Temucano, aclara que no es adivino: “Soy más bien un esoterista, por decirlo de alguna manera”.

El cantor mira fijamente cuando habla de esoterismo y del Centro Integral de Estudios Metafísicos (CIEM), el grupo que fundó y que se reúne todos los miércoles en calle Phillips para conversar de metafísica. Las charlas las lidera el mismo Tito: ahí cuenta lo que le dijo un ser extraño hace más de tres décadas.

 

Algo no identificado

 

Entonces, hace 34 años, en medio de una carretera en el norte de Chile el Temucano tuvo un encuentro con OVNIS. Unas luces siguieron el auto donde viajaba junto a Gloria Benavides y Marcelo, varios años antes de que animara Cachureos. El encuentro terminó cuando una figura luminosa se acercó a Tito. Luego, desapareció, y Tito cambió.

—¿Hubo contacto con estos seres?
—No sé si eran seres.
—Pero tú cuentas que había algo…
—Había una cosa, pero no sabemos si era un ser. Era una cosa luminosa. Pudo haber sido un holograma. Los entendidos dicen que estos tripulantes no pueden bajar a esta atmósfera. Tendrían que bajar con equipos especiales; entonces, ponen hologramas. Lo que nosotros vimos fue una cosa de luz no más. Con forma, no sé, de un humano con túnica, pero sólo los contornos. Hay cosas que no tienen explicación y que te producen un trauma.

»¿Qué me pasó a mí? Quedé impedido de decir, hasta el día de hoy, que puede ser el último que viva, “no, eso no puede ser”».

Bajo llave, Tito guarda un gran libro con símbolos mapuches tallados en la cubierta de madera. Lo muestra, pero rápidamente lo devuelve a su lugar. Ese es el libro que, según
dice, le dictó el ser de luz en sueños.

—Se me aparecía a los pies de la cama y me decía cosas que yo tenía que escribir. Yo me venía a la pieza después de que él desaparecía, ¡y me acordaba de todo lo que había dicho! Lo anotaba en un libro que terminó llamándose “El libro de las tapas de madera”.

Presintiendo la incredulidad, agrega:

—Vino harto tiempo; tú viste el tamaño del
libro. Hasta que un día no vino más.
—¿Se fue?
—Sí. Afortunadamente, porque me tenía hinchado de tener que levantarme a esa hora.
—¿Se puede saber qué cosas te decía?
—No me decía nada novedoso. Pero en ese tiempo era novedoso para mí y para mucha gente. Me decía, por ejemplo, que uno es dos personas, que tiene dos mundos: uno externo y otro interno. Y el mundo real es el interno; el mundo externo es irreal, no es verdad, es una ilusión.
—¿Y cómo hablaban?
—No sé, era como telepático —dice riendo—.
Al comienzo me daba susto. Pero después le preguntaba cosas.
—¿Cualquier cosa?
—Sí. Y me contestaba todo.
—¿Nunca le preguntaste de dónde venía?
—Sí. Incluso le pregunté: “¿De qué planeta venís tú?” Y me dijo: “No, no, no. No me preguntes ni de qué planeta ni de qué país. La pregunta correcta sería, pero no te la voy a contestar porque no me preguntaste bien, ¿de qué dimensión vienes tú?” “¿De qué dimensión vienes?”, pregunté entonces. Y se rió mucho, y desapareció.

 

No me creai’ nada

 


Tito comenzó a contar en el CIEM lo que había escrito en el libro de madera. Ya lleva veinte años dictando charlas y consejos, pero aclara que no pretende ser un maestro ni sanar gente.
—Una señora me dijo que tú eras casi como un iluminado...

—Sí. Y dicen que yo sano gente y todas
esas cosas.
—¿Y sanas gente?

—No lo sé. Lo he visto, pero no he sido yo: se sanan solos. Ahora es complicado para mí. Cuando canto ponen gente enferma adelante, se meten al camarín pidiendo que los toque.
Es parte de todo esto que se gesta, porque la vida me sucede así. ¿Qué voy a hacer yo? Pero si yo he visto cosas, y así va creciendo el mito. Es todo un cuento.
Y remata:
—No me creai nada de lo que te estoy diciendo, por favor. Es un cuento, no me creai nada. Después tú lo vas a ver.


Centro de estudios metafísicos: Sólo para hablar

 

CIEM es la sigla del Centro Integral de Estudios Metafísicos, el grupo que formó el Temucano hace más de veinte años. Lo compone un número limitado de personas y sólo cada cierto tiempo reciben gente nueva en sus charlas. No es una secta ni tampoco una religión; sólo se juntan a conversar sobre esoterismo, tarot, astrología y autoayuda. Baeza inició este grupo para hablar sobre lo que escribió por años en el Libro de tapas de madera y en las otras obras que ha publicado (como El mensaje de Sirio y El mensaje terrestre), que son el material de estudio para los iniciados en el CIEM. Si quieres averiguar más sobre “lo que está más allá de lo físico”, como lo define Tito Fernández, puedes enviar un email a ciem7@ yahoo.com y ellos te contactarán.

 

Trayectoria de un clásico: Tito para rato

 

La trayectoria de Tito Fernández está llena de anécdotas, conciertos en Chile y el extranjero y, sobre todo, muchos discos. Lleva más de setenta, aunque varios de ellos son antologías. Y aún no se cansa de hacer música. De hecho, este mes de septiembre comienza la grabación de un nuevo CD con canciones inéditas. A esto se suman sus libros poéticos, como Antología poética y La leyenda de la isla los muertos (muy difíciles de encontrar). Por mientras, continúa su gira por el país junto al dúo Quelentaro, tocando folclor y música chilena. Para las fiestas patrias, no podrían faltar los clásicos de Tito, como “La casa nueva” y “Me gusta el vino”: se presentará el miércoles 17 en la Estación Mapocho y el viernes 19 en la Semana de la Chilenidad, en Maipú (Club de Rodeo Alberto Llona), junto a otros artistas invitados.

|

Comentarios

Hola! muy buen artículo! Me encanta este tema y lo encuentro uno de los casos más espectaculares de la ufología MUNDIAL.

Saludos

muy buen reportaje. que in-creible la historia, no sabia que era tan popular. ojala algun dia saque el libro...

me parece genial que no nos quedemos solo con una vision de los artistas... saber esto de tito fernandez me parece enriquecedor.

buen reportaje.

ojala nos topemos mas seguido con historias así!

Me intersaria participar de alguna charla de metafisica, yo participaba en las charlas de metafisica de la Fundacion Ray Sol, la continuidad de la obra de Conny Mendez de Venezula en Chile.

Hola Christian y que paso, por que no fuistes mas a ray sol.

Estimado Christian: Si quieres participar en charlas de Metafisica, quedas cordialmente invitado al centro metafisico mundo violeta. Para mayor información puedes llamar al 247 17 04. Nuestra sede esta ubicada en Santiago Centro.

 

Saludos Cordiales.

 

Ricardo Flores

Hola, he llegado a un punto que no me impresiona las historias apezar que sean verdaderas, sino de vivir mi propia historia, el problema es que me quedo dormido o nose cuando estoy despierto o cuando estoy dormido, he leido bastante  cosas de mas alla de lo fisico, ahora estoy en un grupo que teorias no son habladas, sino de las experiensas dentro de la semana, lo cotidiano de la vida, se evoca fundamentalmente de conocerte, porque, cuando llega la muerte que cosa de ti perdurara o no perdurar o abre muerto en vida ya¡, esas cosas es lo mas importante. Lo concreto que pudiera ofrecer es que tengan una formaula o receta que se aplique y se obtenga el resulatado deseado.

Otra cosa, investiguen sobre Gurdjieff, recomiendo el libro Fragmento de una enseñanza desconocida, autor Ouspensky.

saludos. NNN

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
hits counter